hafa-sayulita

Wednesday,6 Jan 2016

justin

Justin Henderson is responsible for most of the the text on this site. Justin is an established writer, having published six novels as well as many non-fictions and travel guides. When he’s not writing, he’s usually riding waves on a surfboard or a paddleboard in Sayulita or Punta de Mita.

Tags:

Le Petit Hotel Hafa se encuentra ubicado a solo unos pasos de la plaza principal de Sayulita y su agitado ambiente, y sin embargo, parece estar a un mundo de distancia. Su propietario Christophe Mignot describe al colorido y llamativo Hafa como una mezcla de elementos de diseño “Mediterraneo, Marroquí, y Mexicano”. Ventilado, brillante, y sorprendentemente amplio (considerando su reducido tamaño), el Hafa evoca con facilidad el ambiente Mediterráneo, mientras que sus tragaluces y puertas evocan a Marruecos; de hecho, su nombre, Hafa, le fue dado en honor de un café en Marrakech, muy querido por Christophe y su esposa, Marina.



Hafa también significa “lugar de buenas vibras” y ciertamente en este lugar las hay. En cuanto a México, bueno, hay una abundancia de influencias mexicanas, lo cual es evidente por ejemplo, en los colores brillantes usados en los muros, como acentos y en las telas mexicanas que cubren los camas y sillones.



Su estilo es ecléctico, y como todos los espacios bien diseñados, todos sus elementos se unen como un ensamble armonioso. Sayulita es un pueblo pequeño, pero un tanto ruidoso durante la temporada alta. Como todos los buenos hoteles urbanos, los tranquilizantes espacios del Hafa ofrecen a los huéspedes un respiro del ajetreo en las calles.



Christophe y Marina vinieron por primera vez a visitar a sus hermanas, propietarias de la boutique Pacha Mama en Calle Delfines, y el pueblo les gustó tanto que decidieron quedarse. Habiendo construido y operado hoteles en otros sitios, cuando no están navegando por los mares del mundo–los Mignots son una familia de artistas empresarios, aventureros y surfos–que decidieron crear un hotel aquí. Abrieron en 2006.



El Hafa está terminado, pulido y bonito, ahora—pero cuando llegaron al edificio, era un desastre. Afortunadamente, Christophe sabe de construcción, y al igual que Marina tiene un gusto impecable. Lo levantaron sobre la marcha, y los resultados son fabulosos. El estilo es minimalista, pero acogedor. Hay corazones por doquier, pues es la temática de la tienda, Corazon de Hafa, operada por Marina al nivel de piso de hotel, vendiendo corazones y productos hechos a mano por artistas mexicanos, junto con la joyería diseñada por ella misma, hechas de perlas (el negocio de la familia Mignot) y cuero. Su trabajo es simple, elegante y original.



El hotel es pequeño, lo mismo que la mesa de recepción, que es también el punto de venta de la tienda. Tener un tienda le permite a los clientes tener algo que hacer mientras esperan por su cuarto, por un amigo, o cualquier otra cosa, mencionó Christophe—pues hay suficientes cosas interesantes que ver o que comprar.



Hay tres pequeños cuartos ubicados alrededor del lobby; con cinco más en el segundo piso, subiendo las escaleras. Como se observa en las fotos, son sencillas, confortables y con estilo, sin exagerar en detalles o en precio. Los Mignot han hecho mucho, con muy poco, tomando decisiones arquitectónicas inteligentes, como los muros parciales que sirven para separar los banos, aumentando la sensación de amplitud y eliminando la necesidad de puertas espaciosas y onerosas. Se usaron colores brillantes en algunos casos, para conseguir un mayor impacto.



En el techo, los Mignot han creado uno de los espacio mas seductores del pueblo, y en la palapa tragos de cortesía para los huéspedes del hotel, con una buena vista de los tejados y plazas del centro de Sayulita. Sube por las escaleras hacia el área de estar, y el mundo se abrirá arriba y alrededor de ti.



La última adición del Hafa es Zouave, un pequeno bar anexo al hotel, donde aquellos menos inclinados a pasar el rato en los bares alrededor de la plaza pueden disfrutar un copa de vino o una margarita en un ambiente más tranquilo.

Christophe y Marina, y sus tres hijos Nomme, Marco, y Manua, son una adorable familia en Sayulita, y el hotel expresa su refinado sentido del estilo. Se puede ver en las elecciones que han hecho con el Hafa. Lugares como este son los que hacen a Sayulita un lugar único y mágico.

Para mayores informes y reservaciones, por favor contacte al hotel en hotelhafasayulita.com o llame al 329 291 3806. La entrada al lobby es por la calle Jose Mariscal, o por la tienda Corazon d’Hafa, en Revolución.